¿Què es la PIOMETRA canina y felina?

No es capricho de rescatistas o de veterinarios ansiosos de ganarse una platica extra, es una NECESIDAD. Si usted no va reproducir a su perra o gata, si ella ha de ser feliz y hogareña, ¡càstrela!

Nunca se sabe si màs adelante en su vida, harà una piòmetra. Si asì fuere su vida correra peligro.

Si su perra o gata son rescatadas, pues con mayor razon ayude a disminuir la superproblaciòn. Es un bien, no un mal para ellas.

Al final, ni las gatas ni las perras sueñan con una boda de blanco, un principe azul, una casita y muchos bebes…Eso es cosa de humanos.

A continuaciòn un exhaustivo trabajo al respecto.

Ah y les prometemos que tan pronto sea posible, animaremos a nuestro querido veterinario DR. Cesar Quero de @DogtorVet para pasar en vivo una castraciòn de perra o gata o ambas…

 

La piómetra es una enfermedad infecciosa producida por bacterias y se caracteriza por la presencia de pus dentro de la cavidad del útero o matriz. Afecta a perras y gatas de mediana o avanzada edad, aunque con menor frecuencia puede afectar animales mas jóvenes. Generalmente aparece después de haber transcurrido la época del estro, después del celo cuando los niveles de progesterona están más altos. Las causas son variadas pero están relacionadas con disturbios hormonales y la edad.

El animal cuando padece esta enfermedad está decaído, tiene secreciones de pus por vagina (a veces no), toma mucha agua, apetito disminuido. Es una cuadro infeccioso severo por lo que puede producir una Insuficiencia renal, alteraciones hepáticas, peritonitis, etc. por las toxinas que se encuentran en el torrente sanguíneo.

El tratamiento de la piómetra posible es la cirugía, consiste en la extirpación del útero y los ovarios.

Cuando no queda otra alternativa que recurrir a la cirugía y “vaciar” al animal aquí la recuperación es completa debido a que se extirpa todo y con eso la infección desaparece con lo extraído. El tratamiento con medicamentos está indicado cuando el animal se lo quiere conservar para reproducción, cuando el estado sanitario no es el adecuado para resistir una operación y también por razones económicas.

Las perras durante el período del celo presentan:
Un incremento en el número y la actividad de las glándulas endometriales.

Una disminución de las contracciones del miometrio (musculatura del útero) y, por tanto, facilita la retención de las secreciones en el interior del útero.

Alteración de la inmunidad propia del útero.

Durante el celo, las bacterias (la más frecuente es Escherichia coli) que se encuentran en la vagina pueden ascender hasta el útero donde encuentran un ambiente muy favorable para su multiplicación.

La utilización de algunas hormonas (estrógenos y progestágenos) para la prevención de las gestaciones no deseadas, predispone a la aparición de la piómetra.

Las perras adultas o viejas tienen celos irregulares que predisponen a estos problemas, ya que tienen celo durante toda la vida.

Signos Clínicos de la piómetra

Los síntomas aparecen a las 3-6 semanas después del celo. Son muy variables, pero los más frecuentes son: apatía, anorexia (dejar de comer), fiebre (en un 20% de los casos), vómitos, polidipsia (beber mucho), poliuria (orinar mucho) y deshidratación.

A veces, cuando la piómetra es “abierta” se observa una descarga de secreción purulenta por la vagina.

Algunas perras llegan en estado de shock debido a las complicaciones graves secundarias a la piómetra como: septicemia (bacterias en la sangre), endotoxemia (toxinas en la sangre), peritonitis o insuficiencia renal.

Recomendación : Recurre lo antes posible con tu médico veterinario para que trate esta urgencia de forma inmediata. El tiempo entre que empiezan los problemas y la actuación veterinaria es muy importante para la supervivencia de su perra.

Pronóstico de la piómetra

Si se opera de forma rápida las posibilidades de éxito son muy altas, sin embargo, si existen algunas de las complicaciones antes mencionadas las perras pueden morir durante la cirugía o días después de ésta. Si no se tratan adecuadamente las perras morirán debido a la gravedad de esta infección.

El tratamiento quirúrgico consigue una curación definitiva a utilización de un tratamiento médico ha de ser valorado cautamente por el veterinario y el propietario.

Sin embargo hay que considerar que las perras que han cursado con piómetra normalmente quedan con una insuficiencia renal que debe ser tratada (generalmente vía alimentación) y controlada por tu medico veterinario de por vida.

Prevención de la piómetra:

  • Utilizar muy ocasionalmente los medicamentos anticonceptivos en las perras.
  • Operar a las perras que no se desea que tengan descendencia.
  • Hacer controles post parto del sistema reproductor con su médico veterinario.

Fuente: www.infomascota.com

 

 

 

Autor entrada: admin